Homenajes póstumos tras las despedidas más amargas

Las restricciones a los servicios funerarios, derivadas del estado de alarma, están dibujando algunos de los tragos más amargos del confinamiento. La nueva legislación prohíbe los velatorios y las ceremonias, y limita a un máximo de tres personas la asistencia a entierros o crematorios de las personas fallecidas, sea por coronavirus o por otra causa. En algunos casos, si los familiares directos de un fallecido por coronavirus han estado en contacto con la víctima ni siquiera pueden acudir a dichas ceremonias.

 Ver noticia en El Comercio



Volver

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al seguir navegando o al aceptar, consiente el uso de dichas cookies. Puede obtener más información en Política de Cookies, o bien configurarlas y/o rechazarlas pulsando en:

Aceptar